Dado los nuevos aceites que tiene el mercado, es fundamental que el cambio de aceite lo realice entre los 10.000 y 20.000 KM de uso. El aceite es el actor de prevenir el desgaste de las piezas del motor. Gracias a su viscosidad, previene el deterioro de las piezas debido al roce al que están expuestas cuando se encuentran en trabajo. El aceite de motor pierde viscosidad con el calor, pero aún se mantiene lo necesario para cumplir su tarea. También va perdiendo cuerpo con el paso del tiempo y producto del continuo trabajo al que está expuesto.

Proporcionar potencia para encender el motor de partida y al sistema de encendido para arrancar el motor. Ofrecer potencia adicional cuando la demanda eléctrica del vehículo excede la que abastece el sistema (alternador). Proteger el sistema eléctrico, estabilizando el voltaje y compensando o reduciendo las variaciones que pudieran ocurrir dentro del sistema. Antes de comprar una batería debes tener en cuenta: El tipo: Es un número que se refiere a las dimensiones externas de la batería, así como de la configuración de las terminales o bornes de la misma. Cada auto tiene asignado por el fabricante el grupo de batería que debe de utilizar. Arranque en frío (CCA): Es la capacidad de la batería de arrancar el vehículo en clima frío a una temperatura de -18º C por treinta segundos y con un voltaje superior a 7.2 volts. El manual del usuario de tu auto trae esta información. Amperaje: Corresponde a la cantidad de energía que puede almacenar una batería, se le conoce con el nombre de Capacidad o Amperaje.

El sistema de frenos está diseñado para que a través del funcionamiento de sus componentes se pueda detener el vehículo a voluntad del conductor. La base del funcionamiento del sistema principal de frenos es la transmisión de fuerza a través de un fluido que amplía la presión ejercida por el conductor, para conseguir detener el automóvil con el mínimo esfuerzo posible.

La alineación y balanceo de los neumáticos habitualmente se confunden. Estos son dos conceptos totalmente distintos. En términos simples, la alineación de un vehículo es un proceso que permite ajustar los ángulos de las ruedas, manteniéndolas perpendiculares al suelo y paralelas entre sí. Habitualmente, estas condiciones ideales pueden alterarse al caer en hoyos o circular por caminos en mal estado, algo usual en vehículos de carga. Al desalinearse, los bordes de los neumáticos se desgastan con mayor rapidez, reduciendo la vida útil y afectando el desempeño del vehículo. Al realizar la alineación se previene el desgaste irregular y el aumento de la fricción con el suelo: esto alarga su vida útil de los neumáticos, previene accidentes y disminuye el gasto de combustible Por su parte, el balanceo es un proceso que permite equilibrar el peso de todas las ruedas de un vehículo para que giren sin vibrar a altas velocidades. Esencialmente, consiste en añadir contrapesos en las llantas para compensar las diferencias de peso entre los neumáticos. Es un procedimiento sencillo y de bajo costo que se puede realizar rápidamente en cualquier servicio técnico; es indispensable cuando se cambia cualquier neumático, en especial en vehículos de trabajo que son sometidos a diario a un uso intenso.

El sistema de suspensión de un vehículo se encarga de controlar el comportamiento de las ruedas en contacto con la carretera. Dentro de este sistema la parte más importante son los amortiguadores. Estos proporcionan seguridad, estabilidad y confort durante la conducción, al tratar de anular todas las oscilaciones horizontales y verticales del automóvil.

Nuestras Marcas

Nuestras Marcas

*Presiona una marca para ver los neumáticos disponibles.

Copyright© 1995-2019 NEUMÁTICOS MANZOR. Todos los derechos reservados. Diseño y desarrollo por O3 Comunicaciones.

 

Necesitas Ayuda? Escríbenos aquí